La sincronicidad

No todo amante de caballos es un buen jinete, ni todo poseedor de un perro es un experto educador y por eso, a pesar del amor que siente por el animal, no siempre le trata apropiadamente. Más que adiestrar y domar, importa estar en sincronía con el animal, para que la compañía sea un gozo. En el caso contrario, el resultado puede ser, aparte de un comportamiento indeseado, una lesión o tal vez alguna enfermedad, y como no entendemos lo que necesita, lo llevemos al veterinario. Este ha aprendido a diagnosticar una enfermedad, recetarle una medicina o tal vez, operarlo.

En libertad, el animal se buscaría la comida que necesita, las hierbas medicinales que le aportan minerales, vitaminas y oligoelementos para prevenir padecimientos por falta de estas sustancias y su instinto le permitiría curarse por sí sólo, tomándolas. La mayoría de los animales domésticos hoy en día, se ven privados de la oportunidad de moverse libremente por el campo o bosque para encontrar las hierbas o alimentos que suplen sus carencias, incluso comer heces, donde encuentran valiosos minerales, y lo que tanto asco nos da. Más allá de sus necesidades físicas, están sujetos a nuestras actitudes, comportamientos e incoherencias emocionales que les deterioran su salud por su sensibilidad a las “malas” vibraciones. Aquí van algunos ejemplos para que lo entiendas mejor.

Durante el Tsunami en Indonesia en el año 2004, pocos animales murieron, unos 1500, y probablemente vivían en cautiverio, sin embargo, casi 300.000 personas perdieron la vida. Los animales pueden comunicarse a distancia a través de las energías; simplemente con telepatía. Una comunicación que es instantánea y que va a una velocidad más rápida que la de la luz. La velocidad del pensamiento. Los animales fueron los únicos que se percataron del peligro desplazándose anticipadamente.

En un documental sobre peces, puedes observar miles de ellos nadar juntos en el agua y de golpe, en una milésima de segundo, todos dan una vuelta a la derecha o a la izquierda. Todos están sincronizados. Ven, piensan y reaccionan por el mismo instinto de ‘grupo’, uniéndose entre ellos para defenderse y proteger su unidad y su vida.

Con estos ejemplos te quiero demonstrar la alta capacidad de captación vibratoria de los animales, que tienen “la intuición” mucho más desarrollada que nosotros. Captan más las energías sutiles, se desarrollan y viven en continuo contacto “consciente” con el campo Punto Campo Zero y reconocen lo que les hace bien y lo que les daña. Tu perro, tu gato, tu caballo se sincroniza contigo siempre. En armonía, quiere estar contigo, te sigue a todas partes, sabe cómo te sientes y se mantiene sano. Para el caso contrario, te presento una revolucionaria solución: El método SCAVUG.

La eficacia de SCAVUG radica precisamente en el hecho de que los animales perciben sin más explicaciones los beneficios de la armonización de su cuerpo sutil o bioenergético y lo aceptan con agrado confirmándolo a continuación con impresionantes resultados de remisión de patologías de cualquier índole. Además, después de algunas sesiones te vuelves a sincronizar con tu amado compañero, cuando hayas comprendido y eliminado la causa de su desequilibrio físico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *